Hace poco os hablé sobre unas bridas en forma de hojitas que acercaban un poco más la naturaleza a nuestros escritorios.

Pues bien ayer me encontré con un invento de los que yo llamo “los niños nos lo enseñaron”. Me explico. Recordad cuando erais pequeños y jugabais con los tubos de cartón del papel para usarlos de megáfonos. Sonaba mucho más alto todo lo que decías y servía para jugar durante horas.

Este es el método del invento que os presento, simplemente usa la reverberación  natural del sonido cuando choca con las paredes de una superficie cilíndrica.

Sirve para el iPhone, y se llama iBamboo Speaker. Es simplemente un tubo de bambú tallado para que puedas introducir el iPhone y así poder escuchar tu música preferida sin problemas. Cada pieza es diferente porque se talla a mano, con lo cual tendremos muchas opciones a elegir si decidieramos adquirirlo. Eso o si eres muy manitas seguro que encuentras la forma de fabricarte el tuyo propio 🙂

El sonido no es una maravilla si lo comparamos con los típicos altavoces pero es una alternativa natural y 100% ecológica, que para muchos casos es suficiente, por ejemplo cuando estamos en el baño arreglándonos o en la cocina fregando platos.

No estoy segura de si está a la venta, pero os dejo un vídeo para que veáis como funciona!